Cabecera Metidos en Carretera

Imágenes para el recuerdo

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Fuente:

Enlaces recomendados

Funcionalidad no disponible con JavaScript deshabilitado

Fuente:

El transporte de mercancías en El Bierzo (Reseña bibliográfica)


El transporte de mercancías en El Bierzo. Historia y desarrollo de Transportes Bérgidum

García Santalla, Arsenio. El transporte de mercancías en El Bierzo. Historia y desarrollo de Transportes Bérgidum. Ponferrada (León): Peñalba Impresión, S.L., 2016 (segunda edición revisada y ampliada)


Decía Miguel de Unamuno en su recopilación de ensayos En torno al casticismo (1895) que, además de los grandes hechos históricos, glosados por los cronistas en sus tratados, existe una vida intra-histórica silenciosa e inadvertida que constituye el sustrato que sustenta y sirve de explicación para los primeros.

"Los periódicos nada dicen de la vida silenciosa de los millones de hombres sin historia que a todas horas del día y en todos los países del globo se levantan a una orden del sol y van a sus campos a proseguir la oscura y silenciosa labor cotidiana y eterna, esa labor que, como la de las madréporas suboceánicas, echa las bases sobre que se alzan los islotes de la Historia. Sobre el silencio augusto, decía, se apoya y vive el sonido; sobre la inmensa Humanidad silenciosa se levantan los que meten bulla en la Historia. Esa vida intra-histórica, silenciosa y continua como el fondo mismo del mar, es la sustancia del progreso, la verdadera tradición, la tradición eterna, no la tradición mentira que se suele ir a buscar al pasado enterrado en libros y papeles y monumentos y piedras". Unamuno, Miguel de. En torno al casticismo. Madrid: La España Moderna, 1895

Sin duda, esta obra sobre la historia del transporte de mercancías en la comarca leonesa del Bierzo se enmarca en el relato preciso de una parte de esta vida intra-histórica, la protagonizada por aquellos que, con mucho sacrificio, han dedicado su vida al transporte de mercancías por carretera desde las primeras décadas del siglo XX hasta la actualidad, enfrentándose a innumerables dificultades, presentes en todas las épocas, de una forma u otra.

El autor, Arsenio García Santalla (San Juan de la Mata, Arganza, León, 1945), vinculado al mundo del transporte de mercancías desde la temprana edad de catorce años, es uno de los actores de esta historia. Nos presenta un relato entrañable en primera persona, organizado en todo momento en torno a los nombres propios que han hecho posible la aparición y desarrollo de esta actividad económica en la comarca: desde los pioneros que se lanzaron con sus primeras camionetas a motor por los intransitables caminos bercianos en las primeras décadas del siglo pasado y vieron cómo sus vehículos eran requisados en la Guerra Civil, hasta las modernas agencias de transporte dotadas de amplias flotas de camiones.

El autor, Arsenio García Santalla, al volante de un Austin Sava BMC en la década de los sesenta

El autor, Arsenio García Santalla, al volante de un Austin Sava BMC en la década de los sesenta. Fuente: El transporte de mercancías en El Bierzo. Historia y desarrollo de Transportes Bérgidum

El lector podrá encontrar en esta obra una completa referencia a conductores de camiones, vehículos y prestaciones, mejoras tecnológicas, concesionarios, talleres de reparación, tiendas de recambios, desarrollo de las infraestructuras viarias, legislación y normativa, otros medios de transporte, etc. También hay un espacio destacado para las principales industrias que han demandado de manera intensiva servicios de transporte en la comarca y, por tanto, han sido decisivas en el desarrollo de la comarca berciana y del transporte de mercancías por carretera. Todo ello ilustrado con abundante contenido gráfico, de indudable interés histórico, procedente de todas las épocas analizadas.

No faltan tampoco referencias a las dificultades que han marcado esta actividad a lo largo de los años, desde la carencia de infraestructuras, a la escasez de combustibles o vehículos, falta de demanda, largas jornadas, siniestralidad, internacionalización, retornos en vacío, etc.

Igualmente, se ofrece una amplia visión de la adaptación del sector a los nuevos escenarios económicos, con una clara evolución desde el transportista individual a la cooperativa y la agencia de transporte. En este sentido, el autor presta especial atención a la Cooperativa de Transportes del Bierzo (Cotrabi) y al desarrollo de la agencia de Transportes Bérgidum. También hay referencias a la incorporación de las nuevas herramientas de gestión y a la continua búsqueda de nuevos mercados, nacionales e internacionales.

Por último, hay que destacar las continuas reseñas a la problemática de los transportes especiales de grandes dimensiones y a las soluciones que se han adoptado para la realización de los mismos.

Una obra, en definitiva, cuyo título induce a vincular a un ámbito geográfico concreto, pero cuya amena lectura recomendamos para el conocimiento del sector del transporte de mercancias por carretera a escala nacional, por la amplia visión que ofrece del mismo.

Las carreteras del Bierzo en la obra

Como se ha comentado, en este completo recorrido por los distintos agentes implicados en el transporte de mercancías, no faltan referencias a las principales actuaciones que han marcado el desarrollo de la infraestructura viaria en la comarca.

A continuación, se hace una breve referencia a las infraestructuras sobre las que el lector podrá encontrar información en el libro.

Puente de Cubelos o de la Puebla sobre el río Sil en Ponferrada

El puente cruza el río Sil en el antiguo acceso de la N-VI a Ponferrada, tras un tramo de más de tres kilómetros con fuerte pendiente desde el alto de Montearenas. La ampliación realizada en el siglo XVIII dotó al puente de una anchura total de 6,70 m, que correspondían a un ancho útil de calzada de 5,20 m, insuficiente para el creciente tránsito de camiones de cada vez mayores dimensiones que soportaba el tramo a mediados del siglo XX, dado que imposibilitaba el cruce de los mismos sobre el puente.

Para resolver este punto conflictivo y dentro de las actuaciones del Plan de Modernización de 1950, que contemplaba una actuación de mejora en este puente situado en la carretera radial R-VI, el MOP redactó unos años más tarde un proyecto de ampliación, finalizado en los primeros años de la década siguiente.

La actuación consistió en adosar sendas bóvedas de hormigón armado a la de sillería granítica ya existente, con diferente amplitud en ambos paramentos, hasta alcanzar una anchura total de 16 m, que permitía alojar una calzada de 9 m y amplias aceras.

El paso de la N-VI por Villafranca del Bierzo

El libro dedica un espacio destacado a la historia de los puentes sobre los ríos Burbia y Valcarce en Villafranca del Bierzo. El puente de piedra sobre el río Burbia tiene origen romano, aunque la estructura original fue reparada y reconstruida durante el periodo medieval, época de la que todavía se conservan dos arcos ojivales en el acceso desde la cuesta de Zamora.

El estado de la estructura en los primeros años del siglo XVIII la hacía intransitable y obligaba a utilizar una pequeña barca para el paso del río. Sin embargo, no fue hasta 1771 cuando comenzaron las obras de reconstrucción del puente, que añadieron los dos arcos de medio punto de sillería que presenta en la actualidad, con 20,80 y 9,60 m de luz. Es una de las actuaciones realizadas para la construcción del camino real de Galicia, cuyas obras se iniciaron dos años después de la aprobación de la Real Cédula de 1761, que establecía la necesidad de iniciar la construcción de la red viaria con cuatro caminos que conectaran Madrid con Andalucía, Cataluña, Galicia y Valencia.

En los primeros años del siglo XX, ante las dificultades que entrañaba el estrecho acceso al puente desde el centro de la población, se construyó un viaducto lateral de 114,41 m de longitud total y 8,25 m de anchura. La estructura consta de 17 vanos de 6,00 m de luz constituidos por vigas de hormigón armado que se apoyan en pilas intermedias del mismo material y dos pilas estribo de sillería y mampostería ordinaria. Los cinco vanos más próximos al antiguo puente forman una poligonal para alojar la curva de entronque con el mismo.

Fue una obra pionera en el empleo del hormigón armado en España. Esta actuación, puesta en servicio en 1908, incluyó el ensanche de la plataforma superior de la fábrica de sillería por medio de vigas transversales de hormigón prolongadas fuera del paramento en forma de ménsulas sobre las que se apoyan los forjados de la ampliación. De esta manera se adaptó la travesía al incipiente tránsito de vehículos automóviles.

Por su parte, el puente sobre el río Valcarce se construyó en 1770 con cargo al legado del Dr. Francisco Aren de Soto. El puente, de perfil ligeramente alomado, consta de tres vanos de 6,60, 12,30 y 12,25 m resueltos por bóvedas de cañón de sillería. También fue ampliado a principios del siglo pasado.

La década de los sesenta del siglo pasado trajo mejoras relevantes en el paso de la N-VI por Villafranca del Bierzo. Así, en 1961 se abrió al tráfico el puente de hormigón sobre el río Burbia, que suprimió el paso de la carretera por el centro urbano y el antiguo puente, aunque el tránsito por la calle Salvador para conectar con el tramo antiguo seguía siendo conflictivo.

La construcción del túnel de Villafranca del Bierzo supuso la mejora de la salida de esta población hacia Galicia. El autor da cuenta de las dificultades que trajo la ejecución de estas obras, puestas en servicio en el verano de 1968.

Primer camión que pasó por el túnel de Villafranca del Bierzo con dirección Galicia. Agosto de 1968 (archivo Aquiana)

Primer camión que pasó por el túnel de Villafranca del Bierzo con dirección Galicia. Agosto de 1968 (archivo Aquiana). Fuente: El transporte de mercancías en El Bierzo. Historia y desarrollo de Transportes Bérgidum

Puente sobre el río Sil en Villalibre de la Jurisdicción

Para resolver el paso de la carretera de primer orden de Ponferrada a Orense, por Puebla de Tribes, sobre el río Sil a su paso por Villalibre de la Jurisdicción, en 1866 se encargó el proyecto de un puente metálico, que evitara el cruce del río en barca. La superestructura metálica fue adjudicada doce años más tarde a la sociedad La Maquinista Terrestre y Marítima. El tablero constaba de una celosía metálica de tres vanos con 30 m de luz, apoyados en pilas y estribos de fábrica.

La socavación del estribo derecho del puente durante una riada en 1914 inutilizó el puente, que fue sustituido en la década siguiente por el actual de hormigón. Consta de cinco vanos y tuvo que ser reconstruido tras ser bombardeado durante la Guerra Civil.

Puente de San Fernando sobre el río Sil en El Barco de Valdeorras

Se hace referencia al hundimiento del puente de San Fernando sobre el río Sil a causa de una riada en diciembre de 1959. La estructura estaba situada en la antigua N-120 a la altura de El Barco de Valdeorras, ya en la provincia de Orense. El tráfico se desvió por la carretera local que conecta Sobradelo con El Barco de Valdeorras, por Entoma, hasta que en 1970 se construyó un nuevo puente. También se cita el desvío por Santigoso y el embalse de Prada, para tomar la N-120 en Freijido, que utilizaban los transportes especiales de grandes dimensiones, para los que la alternativa anteriormente citada era impracticable, dada la escasa anchura del puente sobre el río Sil y las estrictas dimensiones del paso inferior bajo el ferrocarril en Sobradelo.

Plan de Accesos a Galicia

En los primeros años de la década de los setenta, el MOP pone en marcha el Plan de Accesos a Galicia, que supuso una transformación significativa de las carreteras N-VI (Acceso Norte) y N-120 (Acceso Valle del Sil), con actuaciones de acondicionamiento, variantes y tramos de nuevo trazado en su recorrido por la comarca berciana.

Así, la construcción de la variante Ponferrada - Villafranca del Bierzo evitó el paso de la carretera N-VI por el casco urbano de Ponferrada, así como el conflictivo descenso desde el alto de Montearenas. El nuevo trazado discurre por el norte de la población, cruzando el río Sil aguas arriba de la presa Fuente del Azufre con un viaducto de hormigón pretensado, construido por voladizos sucesivos, de tres vanos y 260 m de longitud. La profundidad y condiciones geotécnicas del valle obligaron a adoptar un vano central de 130 m de luz, resuelto con una viga cajón continua de canto variable de 2,50 a 6,25 m, con dos vanos de compensación laterales de 65 m. Las obras finalizaron en 1976.

Por otro lado, el Plan de Accesos a Galicia supuso la construcción de un nuevo trazado para la N-120 entre Villamartín del Bierzo y La Rúa, ya en la provincia de Orense. La actuación, de 45 kilómetros de longitud, estaba incluida en el denominado acceso Valle del Sil y se puso en servicio a finales de 1984.

La autovía del Noroeste

La extensión de la autovía del Noroeste A-6 entre Benavente y La Coruña se incluyó en el Programa de Actuaciones Prioritarias en Carreteras 1993-1995. Así, entre 1998 y 1999 se abrieron los distintos tramos de la autovía entre Benavente y Villafranca del Bierzo, quedando pendiente el paso por el puerto de Piedrafita del Cebreiro, obras que finalizaron en 2002 con la inauguración de un subtramo de casi 9 km entre Pereje y Ambasmestas.

El autor destaca, como estructura singular, el viaducto sobre el río Sil, correspondiente al tramo San Román de Bembibre - Villafranca del Bierzo y abierto al tráfico en julio de 1999. Se ubica unos metros aguas arriba del viaducto Fuente del Azufre de la N-VI y consta de dos estructuras mixtas paralelas de tres vanos y 357 m de longitud. El vano central tiene una luz de 170 m y los laterales, 93,5 m. La solución adoptada para los tableros consiste en una celosía metálica continua de acero corten, con 10 m de canto sobre pilas y 4 m en centro de vano. Sobre la celosía se ejecuta una losa superior de 13,2 m que aloja la plataforma de la calzada correspondiente. Además, en las inmediaciones de los apoyos se hormigona una losa de compresión inferior.

El ministerio de Fomento le dio el nombre Juan Antonio Fernández del Campo y Cuevas al citado viaducto, como homenaje póstumo a este ingeniero de origen leonés, que dedicó su vida profesional a la carretera.

Carretera de tercer orden de Toral de los Vados a Santalla de Oscos

En 1885 se incluyó en el Plan General de Carreteras del Estado el proyecto de una carretera de tercer orden que uniera Toral de los Vados con Santalla de Oscos, por Cacabelos, Balonta, Puebla de Navia y Fonsagrada. Al analizar la década de los treinta del siglo pasado, el autor indica que el tramo entre Toral de los Vados y Vega de Espinareda ya estaba en servicio, lo que constrastaba con el estado del resto de caminos, entonces impracticables.

Acceso a Quereño desde Puente de Domingo Flórez

Se indica que en la década de los cuarenta el acceso a Quereño se realizaba a través de una pasarela colgante y una barca que cruzaban el río Sil, dado que todavía no se había construido la carretera ni el puente de acceso desde Puente de Domingo Flórez.

Última actualización: 30 de septiembre de 2017

Inicio | Artículos | Viajes | Documentos | Vídeos | Actualizaciones | Mapa Web

© · 2016 | Contacto: miliar@telefonica.net | Síguenos en Facebook Metidos En Carretera